La Unión Europa, a través del Comité Europeo de las Regiones, ha emitido una instancia con el objetivo de impulsar el desarrollo de la llamada ciclologística en los países miembros, restringiendo el reparto de paquetes de más de 250 kilos al uso de la bicicleta eléctrica de carga. Esta apuesta por la llamada ciclologística, que triunfa en muchos países del resto del continente, supone eliminar los vehículos de reparto de la última fase de la cadena de distribución.

El documento, presentado a finales de 2016 y publicado el pasado mes de marzo, significa una nueva hoja de ruta para Europa en relación al ciclismo urbano. En él, se responsabiliza de forma clara al coche de la perdida de calidad de vida en las ciudades, y contiene una serie de recomendaciones para los países de la Unión Europea que persiguen extender el uso de otros medios de transportes sostenibles, como la bicicleta. La Comisión persigue con esta serie de medidas hacer que el uso de la bici se multiplique en el viejo continente, pasando del 7 u 8 % actual hasta el 15 % de ususarios.

Por otro lado, también se recomienda la limitación de la velocidad en calles a los 30 km/h, así como el desarrollo de acciones educativas para fomentar el ciclismo urbano y la concienciación con el medio ambiente entre los escolares.