Aunque no lo creas, hay muchas y buenas razones para usar la bicicleta en la ciudad, y, a pesar de los muchos falsos mitos que circulan entre la gente, la bici es un vehículo fantástico para la ciudad, ya sea para ir al trabajo o a estudiar, para hacer deporte o, simplemente, para dar un paseo por ella.

Nosotros estamos convencidos de los beneficios de la bici en las distintas ciudades, y por eso te vamos a dar algunos motivos por los que usarla.

Hace la ciudad más segura

Los coches son los vehículos más comunes en la ciudad, pero causan accidentes y muchos de ellos graves. Las bicis son vehículos que, al circular de forma más lenta, es menos probable de que causen accidentes a otros transeúntes, o incluso a otros ciclistas.

Permite conocer rincones que te eran desconocidos

Con mucha frecuencia, coger una bicicleta para tus desplazamientos urbanos implica buscar caminos alternativos más tranquilos y que tal vez antes no conocías. Algunos de estas rutas diferentes pueden sorprenderte y hacer que tengas un mayor y mejor conocimiento de la ciudad en la que vives.

No, no llegarás sudando a tu destino

Este es uno de los motivos que más se dan para no usar la bici. Pero no vas a llegar al trabajo o a la Facultad empapado de sudor, para eso hay otras alternativas. 🙂 Igual que cuando das un paseo andando no llegas sudando, si simplemente te desplazas en bicicleta tampoco te va a pasar, y, en caso de que ocurriese, con llevar una camiseta de repuesto, solucionado.

Es un medio de transporte muy económico

La bicicleta mola por un montón de motivos, y uno de ellos es que se trata de un vehículo muy pero que muy económico. Puedes encontrar bicis a muy buen precio en cualquier establecimiento, y, si no la quieres comprar, siempre las puedes alquilar.

Pero no solo eso, la bicicleta no gasta gasolina, con lo que te ahorras una buena cantidad de dinero al mes.

Es un medio de transporte saludable y respetuoso con el medio ambiente

La bici se mueve con tu pedaleo. Esto tiene un doble efecto: para empezar, estás haciendo un ejercicio muy moderado y activando tu circulación y haciendo que tu corazón se mueva (lo que repercute muy positivamente en tu salud), y por otro lado, al no requerir combustible para moverte, no emite gases y no daña el medio ambiente.

¿Qué otras razones tienes tú para usar la bici? ¡Cuéntanoslas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *